Estas en:

Ponga Reserva de la Biosfera

El Consejo Internacional de Coordinación del Programa de la UNESCO sobre el Hombre y la Biosfera (MAB), añadió 24 nuevos sitios a la Red Mundial de Reservas de Biosfera en su reunión celebrada del 23 al 28 de julio en Palembang (Indonesia). Además, aprobó la extensión y el cambio de denominación de dos reservas ya existentes.

La conservación de la biodiversidad y la gestión de los recursos naturales en estos ecosistemas excepcionales son necesarios para el desarrollo sostenible. Estas reservas son laboratorios de interacción armoniosa entre la población y la naturaleza que permiten el avance de los conocimientos científicos y de las poblaciones autóctonas, el intercambio del saber y la promoción de la relación entre la sociedad y la ciencia de modo que ésta pueda aportar soluciones concretas a la vida diaria de las poblaciones locales¿, declaró la Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay.

Las reservas de biosfera son lugares en los que se concilia la conservación de la biodiversidad y la actividad humana mediante el uso sostenible de los recursos naturales. Uno de los objetivos de la Red es promover prácticas innovadoras de desarrollo sostenible. Cada año, el Consejo Internacional de Coordinación del Programa MAB, compuesto por representantes elegidos de de 34 Estados Miembros de la UNESCO, designa las nuevas reservas que pasan a formar parte de la Red Mundial. 

Una de las nuevas reservas es Ponga, situada al sur de Asturias, en las estribaciones septentrionales de la Cordillera Cantábrica, esta reserva se extiende por una apartada zona montañosa y boscosa muy poco poblada. El sitio se caracteriza por su terreno escarpado, cuya elevación oscila entre 213 y 2.142 metros de altura sobre el nivel del mar, y también por sus verdes valles profundos que parecen trepar hacia las cumbres dando una sensación de vértigo. La vegetación está integrada por vastos bosques de abedules y por bosques mixtos con sicomoros, alisos, fresnos, castaños, robles y avellanos. La reserva alberga también numerosas especies animales, algunas de cuales se hallan en peligro de extinción, por ejemplo el oso pardo, el urogallo, el lobo gris y el águila real.

Texto: https://es.unesco.org