Qué visitar

La etnografía y la arquitectura tradicional son también dos excelentes motivos para echarse al monte más allá del interés deportivo. Caminar bajo su atracción deviene en un auténtico ejercicio de inmersión histórica que nos permitirá conocer un poco mejor la vida y costumbres de nuestros antepasados de la mano de auténticas reliquias:

  • Los hórreos beyuscos

  • Iglesia de Santa María de Taranes (1779)

  • Iglesia de Santa María de Viegu (siglo XVII)

  • Iglesia de San Juan de Beleño (siglo XVII)

  • Ermitas de Ventaniella y Arcenorio (época medieval)

  • Torre de Cazo (antes de 1188)

  • Iglesia de Santa María de las Nieves (siglo XVIII)

  • Palacio de la Costaniella en Sobrefoz (1770)

  • Iglesia de San Lorenzo de Abiegos (siglo XVIII)

  • La casa de la Merreguera en Abiegos (siglo XVII)

  • Casa Rubín en Viego (siglo XVI)

La mejor expresión artística que nos ofrece el concejo son aún más que sus obras arquitectónicas, sus manifestaciones naturales, que nos ofrece parajes y vistas sin igual. Desde las más altas montañas, hasta sus rios formando espectaculares gargantas y desfiladeros, sin olvidarnos pueblos colgados de las montañas y de la Reserva Natural Parcial de Peloño uno de los espacios forestales más emblemáticos de AsturIas por su frondosa masa boscosa de especies autóctonas, que configuran un idílico paraíso natural.

La arquitectura religiosa del concejo se refiere a pequeñas iglesias rurales, construidas la mayoría a finales del siglo XVIII, siendo acabadas en el XIX y en el XX. Dentro de éstas se encuentra la Iglesia de Santa María de Viego de planta rectangular, cabecera cuadrada y puerta de arco semicircular, con molduras de estilo barroco. Ambas puertas y los muros colindantes están protegidos por un original pórtico de madera rematado por zapatas talladas con volutas y motivos ornamentales geométricos.

El concejo pongueto tiene una característica tipología de hórreo asturiano, denominado beyusco. Son construcciones de planta cuadrada o rectangular, cámara cerrada con tablas horizontales y cubierta a dos aguas. Este tipo de tejado está definido por el cumbral, apuntalado mediante caja y espiga, la viga cumbrera y la cruceta o 'viga'l quesu', paralela a la anterior en un plano inferior. En alguna variación de los beyuscos se aprecia la cubierta a tres aguas, como en el caso del 'Horru de Lorenzo', en San Ignacio. Las tejas utilizadas son curvas, colocadas sin argamasa y sujetadas por piedras. También pueden encontrarse 'llábanes' o losas planas en los aleros.
La cámara es más pequeña que la del hórreo asturiano tipo, siempre con menos de cuatro metros de lado. Las 'cureñes', tablas de cerramiento, son verticales en su mayoría y en muchos casos van engarzadas. El 'horru de Ciriaco', en Robiellos, es un ejemplo de edificación con planta rectangular y remates con testas voladas, técnica ya presente en Europa a mediados de la Edad de Bronce. Las puertas suelen ser dos emparejadas en una de las fachadas. De los diecisiete que se conservan en Los Beyos, cuatro son de 'cantonera', con mejorada técnica de estabilidad estructural.

También tenemos la iglesia de Santa María de Taranes construida en 1779, con planta en forma de cruz latina, con amplio crucero y bóveda de medio cañón en la que están representados frescos con imágenes de los cuatro evangelístas. Del mismo modo, son reseñables la iglesia de San Juan de Beleño, del siglo XVII, la de San Lorenzo de Abiegos y las dos pequeñas ermitas de Ventaniella y Arcenorio, ambas de la época medieval.

En Sobrefoz encontramos una gran casa conocida como el Palacio de la Costaniella, de planta cuadrada, realizado en mampostería y con buenos sellares tallados en las esquinas y formando los vanos. También tiene una capilla. Otras casonas importantes son la Casa Rubín de Viego, erigida en el siglo XVI, realzada en mampostería y rodeada de dependencias destinadas para el uso agrícola, también incluye un escudo con esta inscripción: "a pesar de todo veceré...Godos". O la que encontramos en Taranes, la casa de la Plazuela del Sol, con un bonito corredor de madera tallada en su frente.