Historia

 

La historia del concejo de Ponga puede empezar a redactarse desde tiempos Neolíticos. Los restos de útiles y asentamientos encontrados en los valles y altos de la cordillera han permitido atestiguar la presencia de establecimientos humanos en dichas épocas, así como la presencia de poblaciones castrenses y celtas en el municipio.

La presencia de poblaciones castrenses se demuestra en Ponga por la existencia de restos arqueológicos en el castro de El Castejo, en la parroquia de Taranes. Sin embargo, el paso de la cultura celta, queda reflejado en el concejo por el vestigio toponímico de algunos lugares del municipio. Así, Beleño, toma su nombre de Belenus, que viene a significar Sol en la cultura celta, y, Taranes, toma su nombre de Taranus, dios celta del trueno.

Los vestigios de lápidas sepulcrales con inscripciones latinas encontradas en algunos lugares de Ponga nos delatan el siguiente paso en la historia del concejo, la presencia de pequeñas poblaciones romanas. De estas poblaciones romanas sugirían los futuros descendientes que apoyarían el pequeño grupo de astures que, organizados en torno a Pelayo y con centro en Cangas en Onís, participarían activamente en la defensa del territorio frente a la ocupación árabe.

 

El siguiente paso relevante en la historia de Ponga nos adelanta al medievo. A lo largo de la Edad Media el municipio obtuvo diversos privilegios reales que marcarían el desarrollo social y económico en sus tierras. A continuación, se detallan los dos acontecimientos principales:

  • En el siglo XII se reconoce el Señorío de Cazo. Este, desde la torre del mismo nombre, fue polo de atracción de población para el concejo de aquel entonces.
  • En el siglo XIV, Enrique III otorgó dos fueros a los ponguetos, concediéndoles la libertad de pastos y la exención de impuestos.

Durante el siglo XIX se generaliza en el municipio un fuerte movimiento migratorio hacia América, marcándose así otro hito reseñable dentro de la historia.

Esta fuerte actividad migratoria tuvo como principal consecuencia un importante retorno de capitales a Ponga. Este retorno de capital fue invertido en la construcción de magníficas muestras de arquitectura indiana que hoy sobresalen en la trama rural del municipio y que marcaron la época de máximo apogeo del concejo.

En el momento actual la situación parece bien diferente, ya que Ponga es uno de los concejos asturianos que más acusa el envejecimiento y la despoblación de sus territorios. En la vertiente opuesta, la calidad natural y específica de este territorio ha permitido hacer de Ponga un paraíso de incalculable belleza, materializado en la declaración de la totalidad de su territorio dentro del Parque Natural de Ponga.

 

Heráldica

  • En la parte izquierda podemos ver la figura de Enrique III a caballo con la inscripción: S ENRICI DEI GRATIA REGIS CASTELAE ET LEGIONIS en referencia y agradecimiento a los privilegios concedidos al pueblo pongueto.

  • En la parte derecha superior vemos la cruz del escudo de la familia Caso, regentes del señorío de Cazo.

  • En la parte derecha inferior se representa el escudo de la familia Cienfuegos, sucesores de la familia Caso.

 

Texto: Agenda 21 Local