Visor de contenido web Visor de contenido web

Patrimonio Etnográfico

 

Se considera patrimonio etnográfico los bienes muebles, inmuebles e inmateriales que forman parte o caracterizan la vida y la cultura tradicional de una población, desarrolladas colectivamente y basadas en aquellos conocimientos, actividades prácticas, saberes y cualquier otra expresión que procedan de modelos, funciones, creencias y técnicas transmitidas de generación en generación. Estos bienes merecen su conservación y defensa por su interés histórico,artístico o de cualquier otra naturaleza cultural.

En el concejo existen ciertos elementos de carácter etnográfico, como los molinos y hórreos.

 

 

 

Los molinos ya están en desuso, al desaparecer la escanda, la cebada y el maíz como materias primas para hacer el pan en las casas, aunque todavía pueden verse sus edificaciones. Como ejemplo citamos los molinos de Vibolí, que actualmente se encuentra en estado de ruina.

Pero quizá la mayor originalidad del área reside en los hórreos utilizados para resguardar de los roedores las cosechas de los cereales y de las patatas. Son de forma cuadrada, construidos con gruesos tableros de castaño, sostenidos por pegollos o columnas de piedra de metro y medio de altura, y cubierto por un tejado a cuatro, dos o tres vertientes, aunque la innovación de la zona consiste en la utilización de tejados a dos o tres vertientes.

Los hórreos denominados "beyuscos" son aquellos que, para adaptarse a la alta montaña, se cubren a dos aguas, característica que abunda en la zona de los Beyos (en San Ignacio hay uno cubierto a tres aguas). Puede verse todavía en pueblos de Víboli, Casielles, Tolivia y Rubriellos. Aunque algunos están ya en ruinas.

También estarían dentro de esta categoría las antiguas cabañas de pastores existentes en el municipio. Muchas de ellas han sido reformadas, además su uso se sigue manteniendo, lo que aporta una valoración etnográfica de mayor magnitud, ya que promueve la conservación de los usos y labores tradicionales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto: Agenda 21 Local

Imágenes: Asociación de hostelería y turismo de Ponga