Visor de contenido web Visor de contenido web

Flora y Vegetación

El acusado y abrupto relieve sumado a las condiciones climatológicas relativamente suaves posibilitan el asentamiento de grandes masas forestales, donde la complejidad de los ecosistemas permite la existencia de una rica biodiversidad de especies vegetales en este paraje natural.

Más de un tercio del total del Parque está constituido por bosques maduros como robledales, abedulares, fresnedas con arce y alisedas, siendo el gran protagonista forestal el Bosque de Peloño. Éste se sitúa en el sureste del Parque y se extiende a lo largo de  unas 1.500 hectáreas aproximadamente sobre el territorio. El haya es su mejor aliado, que junto con otros numerosos hayedos  dispersos por el entorno del Parque, suponen lugares de elevada importancia, pues son un hábitat vital para especies emblemáticas y en peligro como el Urogallo Cantábrico, el cual encuentra en el sotobosque del hayedo y el acebal el área más idóneo para ubicar sus cantaderos.
Junto a estas formaciones boscosas se alternan matorrales y plantaciones reflejo de la gestión humana del paisaje. Entre los matorrales destacan brezales, tojales y piornales y entre las plantaciones, los castaños (sobretodo en la zona central del Parque).

 

 

 

 

 

 

Entre la flora del Parque cabe señalar la presencia del narciso asturiano (Narcissus asturiensis) y la genciana (Gentiana lutea), catalogadas como especies de Interés Especial en el Catálogo Regional de Flora Amenazada de Asturias.

 

 

Texto: Centro de Interpretación del Parque Natural de Ponga

Imagen: Asociación de Hostelería y Turismo de Ponga