Visor de contenido web Visor de contenido web

Ruta de Sellañu- Semeldón PR.AS-212

Itinerario: Sellañu- desvío Ambingue- Semeldón

Dificultad: Media

Distancia: 4 km 400 m (ida)
Duración: 2 horas 30 minutos (ida)

 

La ruta se inicia en Sellañu, junto a la carretera que se dirige a Sevares (AS-339), donde a los pocos metros de cogerla sale un camino a la izquierda. Los accesos  a esta carretera pueden realizarse desde Cangas de Onís por la N-625 y cogiendo la AS-261 en dirección a San Juan de Beleño, o desde Sevares coger la AS-339 en dirección Sellañu.
La senda se inicia en dirección oeste por zona de bosque, dejando a la izquierda zona de pradería y el río, hasta encontrar el primer puente de hormigón que cruza un pequeño arroyo y conocido como puente de Pumazaneu. Tras cruzarlo hay que seguir por un camino a la derecha y continuar sin desviarse hasta llegar al segundo puente, de hormigón, en el que tras cruzarlo se encuentra una portilla que se debe dejar cerrada a su paso. Ahora con el río a la derecha, se llega a un cruce donde una señal indica un giro a la izquierda; de frente, el camino acaba en el río. A continuación, se gira de nuevo a la derecha, y a pocos metros se enfila un camino tallado en la roca que desciende a la derecha hacia el río para cruzarlo por un puente de madera llamado puente Sota del Cándanu, en el que se debe estimar las precauciones porque no tiene barandillas y es más estrecho que los anteriores. Se continúa por un sendero que transcurre a la izquierda, y a pocos metros aparece un cruce, que a la derecha conduce a Ambingue, una opción de regreso. Se sigue de frente y la senda comienza a discurrir muy próxima al cauce, donde se debe caminar con  atención  para evitar resbalones en las rocas. Tras este tramo se cruza una pasarela que continúa en un sendero ascendente, a la izquierda de un pequeño arroyo. Gira a la derecha pasando por detrás de una imponente haya para coger un camino que sube en zigzag y permite observar el valle del río Semeldón. Este camino lleva hasta el collado de Semeldón, donde nos espera una cabaña, y a la  derecha de esta, el fin de ruta. Este último punto es un mirador excepcional del encajado valle del río Semeldón y buen lugar para disfrutar del silencio que proporciona este apartado y hermoso rincón de Ponga.

 

Observaciones: Cuando el río va crecido es posible que el tramo de senda que discurre cerca del cauce quede cortado y dificulte o imposibilite el paso.
La ruta puede realizarse de ida y vuelta por la misma senda o cambiar el itinerario de vuelta subiendo al pueblo de Ambingue y bajando desde Cazu por la carretera. En Cazu es interesante visitar la torre medieval del siglo XII.
Durante el primer tercio del siglo XX el monte Semeldón fue objeto de talas. La extracción de la madera se debió al funcionamiento de un ferrocarril maderero con dos estaciones, una en Sellañu y otra muy próxima a la majada de Semeldón; hoy en día todavía son visibles sus ruinas.

 

 

 

 

 

 

 

Texto: Centro de Interpretación del Parque Natural de Ponga

Imagen:Centro de Interpretación del Parque Natural de Ponga